FANDOM


Escribe el primer párrafo de tu artículo aquí.

Introduccion

Hay algo en este mundo que nadie en el mundo ha visto todavía, es algo gentil y dulce, es probable que si hubieras sido capaz de haberlo visto, comenzarías a anhelarlo también, es por eso que el mundo lo ha escondido, para asegurarse de que nadie pueda encontrarlo, pero no podían escóndela por siempre y aquella persona que se supone que va a encontrarla es también quien va a encontrar la felicidad

-toradora primer capitulo-

Capitulo 1

Nacido como hijo de un noble demonio de descendencia directa de lucifer, dicho de otro modo, soy un príncipe de los demonios, mi nombre es Kuro, de cabello largo negro hasta la cintura, y en la cabeza cinco cuernos que se asemeja a una corona vestido de una armadura de metal infernal es la forma más fácil de reconocerme, a diferencia de mis otros hermanos yo me hago cargo de mantener la “paz” en el mundo humano, después de perder la gran guerra, pudimos trasladarnos al infierno gracias a que prometimos cumplir ciertas reglas aun que claro, no todos las siguen y por eso que a nosotros nos an etiquetado como malos pero para dejarlo claro, los demonios no somos esa clase de seres repugnantes que ustedes imaginan, somos otro tipo de angeles que tienen otro tipo de visión del mundo en comparación a Dios, y digo Dios por que es el rey del cielo, el creador de todas las cosas (como se le suele llamar) no esta entre nosotros por lo que el cielo se encarga de que el mundo humano tenga paz ya que se le considera débil y que se ha ido alejándose del camino, y allí empieza mi nueva misión, tengo que hacerme cargo de detener dos ejércitos que podrían provocar grandes bajas, ya sea por la razón o la fuerza.

Entonces en la hora destinada me encontraba en medio de los dos ejércitos, se acercaron los generales y uno dijo:- quien eres tu, se nota por tu vestimenta que no eres de esta región

Yo le dije:- eh sido enviado con ordenes, si no desean que muera todas las personas, retírense, si aun quieren continuar con esta guerra sin sentido, preparence para morir, les reservare una muy bonita habitación en el infierno.

Ellos me miraron de una forma tan burlesca típica de un humano y su arrogancia, cuando se retiraron dije en voz alta “llamo a los herejes del submundo” y desde el suelo salieron a la superficie seres muy diferentes parecidos a humanos:  una mujer con un vestido ajustado de cuero que dejaba ver sus largas y suaves piernas, y una cabellera lisa que le tapaba gran parte de la espalda, y portando una especie de látigo con puntas de metal, un ser grotescosemiesferico, de una gran mandíbula, calvo y de una desproporcionada nariz, como si fueran espadas tiene un cuchillo y un tenedor gigante,…(sorry faltan como serán los otros demonios q no quise quedar atorado)

Se podía sentir la tencion en el aire, algo asi como la calma antes de la tormenta, los dos ejércitos, ignorando mi advertencia iniciaron su ataque, y nosotros ocho nos separamos, cuatro por bando, lust con su latigo destripaba a sus objetivos, glutony con gran mandibula se los comia…

Al terminar tan solo sentí un vacio en mi corazón, ni acabar con estos dos ejércitos de miles de personas logra algo, me dirigía a reportarme en el cielo como comúnmente tenia que hacer según el acuerdo, alli avance por un campo de flores y encontré una joven dama de cabellos plateados y ropa tan pura como el mismo blanco, con unos ojos que parecían no haber visto nunca la oscuridad, me quede un momento observándola pensando que ambos somos tan diferentes, mientras ella reza todo el dia por los humanos, los mismos humanos que son tan frágiles y los asesino como si fueron meros insectos, ella noto que la observaba y me dijo:- por que estas tan triste?-

-eh? De que estas hablando?-

-tu corazón, esta llorando…-

-dices acaso que un demonio como yo que a asesinado a millones de personas tiene un corazón-

-si, lo creo, ya que todos tenemos un corazón, y el tuyo es muy puro- me dijo mientras me miraba fijamente los ojos

- un millón ochocientos cincuenta mil trescientos veintinueve…recuérdalo- le dije dándole la espalda para continuar con mi camino

-que es ese numero?- pregunto algo curiosa

- es el numero de personas que e tenido que asesinar debido a quien soy – y con una sonrisa en mi rostro me aleje mientras aquella figura aun permanecia inmóvil debido a la sorpresa

Entre al gran hogar de Dios, para hacerle el reporte, y alli me encontré con Gabriel –hola kuro, diría que me alegra que estes por aquí denuevo pero estaría mintiendo, ojala te hubieras muerto alli abajo –

-Tu sabes que no me iria sin ajustar unas cuantas deudas que tengo contigo Gabriel –

-hump, estúpido demonio, lo único que haces es manchar este lugar-

-entonces será un honor seguir manchando este lugar santo- *dije aciendo una reverencia burlesca, el se enojo, dio media vuelta y se retiro, ahora continuaría mi viaje para presentarme a Dios

Abri una gran puerta y entre a un gran salón, alli estaba un angel de extremada avanzada edad con túnica dorada y le dije- buenas viejo-

 –kuro, asi que te volviste a pelear con Gabriel, cuando aprenderán ustedes a llevarse bien –

-bueno, no soy muy bienvenido que digamos aquí y tu lo sabes bien, vengo a decirte mi informe-

-no te preocupes, te estuve observando, muy buen trabajo, o eso es lo que me gustaría decir –

-a que te refieres, elimine a cada uno de mis objetivos –

El con tristeza me miro y dijo – kuro, ojala algún dia te des cuenta que el camino de la destrucción que sigues no es el adecuado, tengo la esperanza de que llegara ese dia –

-lo siento, tan solo conozco este tipo de vida, además para esto e sido entrenado durante toda mi vida –

- kuro, mañana me gustaría invitaros a una fiesta que tendre, seria bueno mejorar las relaciones entre angeles y demonios –

- tu sabes que no me puedo negar pero…. nada bueno saldrá de mezclarnos y eso lo deberías saber bien-

-te lo encargo kuro-

-ahhh, siempre me pides cosas difíciles, bien, are lo que pueda pero no prometo nada –

- gracias kuro–me dijo con una sonrisa en el rostro

Me fue directo al infierno y me contacte con los nobles de mas alta confianza que tenia, les conte sobre la fiesta, en un principio la rechazaron pero luego de un rato logre persuadirlos usando la fuerza brutaluego nos vestimos elegantemente, con ropa típica de la nobleza demoniaca.

Capitulo 2

Allí en la fiesta era en un gran salón hermosamente adornado, un grupo de angeles tocaba serenamente música y al fondo se encontraba el banquete, pero al entrar enseguida sentimos las miradas de desprecio de todos y Zadkiel se hacerco, vestia unas finos trajes de seda blanco

– hey, que hacen ustedes aquí?, esta es una fiesta del cielo, las ratas no están invitadas –

(uno de mis acompañantes susurra:- sabia uqe no era buena idea)

Mirándolo a los ojos fijamente le mostre la invitación – perdón pero las sucias ratas se tendrán que colar en su fiesta – el me miro con desprecio y odio, y tratando de controlarse dijo – de acuerdo, solo traten de no estorbar -

Nos posicionamos en una esquina del salón, conversando entre nosotros mientras el resto se divertía o nos miraban como fenómenos, ellos me dijeron que sabían que era mala idea el haber venido pero yo no podría estar más de acuerdo, les pedí que se controlasen un poco para ir a tomar un poco de aire al balcón, allí me tope con una pequeña sorpresa, estaba la ángel del otro día, vistiendo…aun que me cueste admitirlo…un hermoso vestido, se veía como una muñeca de porcelana, que si la tocara un poco podría romperse en cualquier momento.

Ella me miro y dijo – tú eres el señor extraño del otro día –

-no hables de extraño, para mi tu eres aun más extraña – le dije

- oi que viniste con unos amigos, no deberías estar con ellos?-

-nose si amigos serian la palabra correcta, aun que es agradable su compañía en muchas ocaciones me sacan de juicio y tengo que tratar con sus errores –

Ella me sonrio y dijo – cuando hablas de ellos te notas un poco mas feliz –

-callate!- dije apartando la vista un poco sonrojado

Sinceramente, era la primera vez que podía comportarme como soy sin preocuparme con alguien

-Olle, es verdad que mataste a tanta gente?-

- si, es parte de mi trabajo, y de esta manera cuidamos el mundo –

- y no te sientes triste al matar a alguien –

-luego de un tiempo te vas acostumbrando, luego se vuelve tan natural como respirar, incluso ahora, siento que mis manos tan solo huelen a sangre –

- pues yo siento que a ti no te gusta asesinar, es por eso que sientes un gran dolor en tu corazón –

- tu que sabes de mi, nisiquiera sabes mi nombre –

- kuroganeHellstein’s hijo de Vladimir Diabolus, le pregunte a mi padre de ti –

Me sorprendi un poco, nadie abajo me llama por mi nombre completa desde hace mucho tiempo – eres extraña sabes, y bien, cual es tu nombre? –

-Mi nombre es…-Entonces se escucharon unos gritos desde el salón y volvi de inmediato –

Como lo temia, parece que no pudieron controlarse, los angeles habían provocado a los demonios , y estos no tenían mucha paciencia que digamos, Zadkiel estaba incitándolos por divercion

-bastardo, atrévete a repetirlo?- dijo sebastian

-que? Que ustedes seres inferiores son solo mugre que nos sirven como esclavos- dijo Zadkiel

-bastardo!!!- los otros demonios los detenían, por la ley si un demonio ataca a un angel será llevado a una ejecución debido a que es “peligroso” por intentar revelarse-

-oh? Y que aras? Me golpearas? Si llegas a tocarme morirás- fui corriendo rápidamente hacia Zadkiel y lo mande a volar contra la pared con mi pie de una patada en pleno rostro, todos al verme se quedaron sorprendidos y el silencio rondo por el salón.

-escúchenme bien ratas con alas y clávenselo en su mente, yo no les sirvo a ustedes si no al viejo, y el que tenga un problema puede venir conmigo cuando quiera- todos dieron unos pasos hacia atrás y fueron a ver como estaba Zadkiel, con la mandibula completamente rota no podía hablar y un sentimiento de satisfacción rondo mi cuerpo, la angel con la que estaba conversando se quedo mirando a lo lejos asustada, me fui a ver como estaban los demonios y en eso entra Dios con unos guardias diciendo

 – que fue ese ruido de hace un momento? –

Los angeles le dijeron la mitad de la historia verdadera y el resto lo habían inventado casi como si hubiera estado planeado de antemano, Dios ordeno que todos se retiraran exepto yo y los guardias

-kuro, por uqe tuviste que hacer eso? Acaso no conoces las reglas? – dijo mirándome piadosamente a los ojos

-claro que me las se y muy bien pero ya estoy arto de que los angeles nos miren como si fueramos inferiores-

-entonces dices los demonios son mejores?-

-no, yo no he dicho eso-

-entonces que es lo que tu crees –

-yo creo que cada uno es igual y que a nadie debería ser mirado en menos-

-pero tu miras a los humanos de la misma forma que los angeles a ustedes-

-no es lo mismo, los humanos son arrogantes, codiciosos y que solo buscan auto complacerse –

- kuro, tu que vives en la oscuridad tan solo as visto un lado de la moneda, cuando veas la otra estoy seguro de que tu pensamiento hacia los humanos también cambiara –

- y bien, cual será el castigo? Una ejecución publica? –                                                 

- no, tu castigo lo decidiré mas tarde, por ahora te puedes retirar –

-entiendo, bien entonces me retiro –

Capitulo 3

Con destino al infierno me dirigi a mi habitación dentro del castillo, me sente en la cama para pensar todo lo que había pasado, pero por alguna razón, a pesar de que estaba en un gran aprieto, no puedo evitar pensar en ella.

Al otro dia mi padre me llamo a su habitación por lo que había hecho el otro dia

-Kuro, que demonios estabas pensando allí?-

-De que estas hablando?-

-no te agas el estúpido, golpeaste a un angel y ahora todos están hablando de eso, ahora hablare con ellos para evitar tu ejecución, si no te comportas tendre que considerar nombrarte Diablo rey del infierno

-entiendo padre, si me disculpas, estare reflexionando de mis actos en el patio-

La verdad es que no estaba muy interesado en el trono, solo lo hacía porque no tenia nada mejor que hacer, pero ahora en verdad la había jodido y en grande, aun que no me sentía mal por ello ya que tuve la oportunidad de golpear a un angel.

Pasaron pocos días para que de nuevo me llamaran al cielo para una misión, pero ahora me prohibieron ver a Dios, era comprensible así que no me opuse, me entregaron una carta escrita con su puño y letra por lo que era imposible que fuera una clase de truco.

Mientras caminaba para regresar una paloma blanca se me acerco con una carta, la tome y mire hacia los lados y note que desde un balcón la chica de antes me envió el mensaje, y sonriendo mientras me saludaba yo me di vuelta para irme rápidamente

-Joder, si descubren algo de esto si que estaré en problemas –

La cara solo decía que nos encontráramos en el patio del castillo del cielo a medianoche, tenía algo importante que decirme, espere ansioso esa noche, por alguna razón, era agradable estar con ella, era un sentimiento que no podía comprender bien, era cálido y agradable al mismo tiempo, este sentimiento será lo que los humanos llaman amor?, fui esa noche al patio y aun que me costo entrar logre arreglármelas dejando inconsciente a los guardias entrando a escondidas sigilosamente.

Alli se encontraba sentada debajo de un árbol mirando la luna, vistiendo un vestido de seda blanco brillante, que le llegaba asta las rodillas estaba además descalsa, parecía q era su pijama

-hola mi princesa, luces un muy vestido muy hermoso –

Ella me miro fijamente a los ojos y dijo - llegas tarde –

-perdon por eso, tuve unos inconvenientes en venir, además la nota fue un tanto apresurada-

-me entere que quieren ejecutarte por lo del otro dia-

-si, sabia lo que estaba haciendo pero no lamento nada, el se burlo de mis compañeros y ya no lo aguantaba mas –

-cuidas mucho de ellos no? –

- por supuesto, ellos me confían su vida, es por eso q en mis hombros cargo con un gran peso –

.eres muy amable kuro-

Nos quedamos mirando unos segundos y le dije

-asi que la princesita sin nombre se preocupa por mi?-

-sin nombre?-

- aun no me lo as dicho-

-mi nombre es Akemi –

-Asi que brillante y hermosa  no?-

<Continuara>